No compres cosas, desde ahora comienza a hacer cosas

No compres cosas, desde ahora comienza a hacer cosas

Es un mensaje muy simple: “No compres cosas, comienza a hacer cosas”.

Nuestra cultura se centra en el consumo.

Compramos ciertas marcas o ciertos tipos de artículos por “estatus” y por el reconocimiento que pensamos que obtenemos.

Compras - No compres cosas

Compramos casas más grandes, sólo para llenarlas con más cosas.

Incluso nuestro nivel de vida tiende a ser confundido con la medición del PIB del país.

“Ya no vivimos la vida, la consumimos.” – La Bolsa o la Vida.

Dinero - No compres cosas

Pero todos los estudios en las últimas décadas han encontrado que la compra de estos bienes materiales no es lo que nos hace felices, sino las experiencias que tenemos, son las que nos hacen felices.

“Esto puede parecer contra-intuitivo. Después de todo, cuando se enfrentan a un compromiso entre hacer y comprar, muchas personas optan por el bien material porque todavía estará allí mucho tiempo después en comparación con la experiencia que se disfruta. En cierto sentido eso es correcto: el bien material dura mientras la experiencia es pasajera. Pero psicológicamente es lo contrario. Rápidamente nos adaptamos al bien material, pero la experiencia perdura en los recuerdos que amamos, las historias que contamos y el sentido mismo de lo que somos. “- Time Magazine.

Libertad - No compres cosas

“Una de las razones por las que pagar por las experiencias nos da una felicidad más duradera es que podemos recordar sobre ellas, dicen los investigadores. Eso es cierto incluso para las experiencias más regulares. Ese viaje a Roma durante el cual usted hizo filas interminables, rompió su cámara y discutió con su esposo; típicamente será retocado para ser un recuerdo más grato”. – New York Times

Por supuesto necesitamos algo de dinero y cosas para satisfacer nuestras necesidades más básicas: comida, ropa, estancia, etc. Pero más allá de eso, la forma de gastar nuestro dinero sería mejor gastándolo en cultivar varios tipos de experiencias que amamos en lugar de sólo comprar cosas para llenar nuestras casas.

Aquellos de ustedes que les encanta viajar o explorar el aire libre están probablemente asintiendo con la cabeza en señal de aprobación. El acto real de hacer las cosas que amamos es mucho más divertido que comprar las cosas que nos permiten hacerlo y afortunadamente las cosas que compramos los que nos gustan el aire libre, son importantes para salir y hacerlas.

Mochilas para llevar nuestro equipo, tiendas de campaña para dormir, bicicletas de montaña.

Estas son todas las cosas en las que vale la pena gastar dinero, siempre y cuando salgas para utilizarlos realmente.

Pero seamos realistas, el equipo para viajes y aventuras puede ser de hecho muy caro.

Si tú estás ahí afuera y puedes utilizarlos y divertirse, eso es todo lo que realmente importa.

Afortunadamente, el costo relativo de un artículo se reduce con el tiempo, así: una carpa de 300 dólares utilizada una vez podría ser equivalente a una estancia en el Hilton, pero si la carpa es utilizada cientos de veces durante algunos años es una propuesta mucho más barata sin mencionar todos los recuerdos que al mismo tiempo puede ofrecer.

En algunas aficiones sin embargo, parece que el equipo y llenarse de accesorios puede sustituir a la actividad real en sí, una especie de premio de consolación por no hacer la actividad.

He visto esto en el mochilero ultraligero, donde algunos se concentran en conseguir el último y mejor equipo, discuten en los foros en línea cómo aligerar el peso de su equipo, pero muy rara vez salen y realmente se van a mochilear.

Es fácil convencerse a si mismo de que se necesita ir a comprar algo más, algo nuevo, algo mejor, sólo un accesorio más, sólo una cosa más en su paquete para hacer tu viaje más fácil, más exitoso, algo más. Pero cada vez que ese pensamiento aparezca en tu cabeza, tómate más que unos pocos días para analizar realmente si eso es necesario.

Tal vez lo sea, tal vez no lo es.

Asegúrate de recordar que cada dólar que gastas en equipo y accesorios es un dólar menos que puedes gastar en salir a tus aventuras, haciendo que el viaje de ensueño se haga realidad y tener esas experiencias que serán apreciadas por el resto de tu vida…

Sé que es mucho más fácil encontrar cosas para comprar y agregar, que encontrar cosas para dejar atrás o deshacerse.

Cada viajero a largo plazo, ya sea que estén viajando por todo el mundo, recorriendo el sendero de los Apalaches o por tierra a través del continente africano, tiene esa historia de todas las cosas que trajeron pero no necesitan o no utilizan.

Paz - No compres cosas

“La perfección se logra, no cuando no hay nada más que añadir, sino cuando no queda nada que quitar.” – Antoine de Saint-Exupéry.

¿Qué piensas, cómo te cae la frase no compres cosas? ¿Sientes que la cultura de consumo ha consumido tus aficiones? ¿Cómo han aumentado o disminuido tus propias compras de experiencias? ¿Cómo equilibrar la compra de cosas, con salir y hacer cosas?

Compártelo

Si te ha gustado esta publicación, tómate un momento para compartirla en Facebook, Pinterest o Twitter. Gracias!

The following two tabs change content below.
No compres cosas, desde ahora comienza a hacer cosas

Ryan

Author, Writer, and Head Honcho at Desk to Dirtbag
Ryan es un autor, aventurero y nómada. Originario de Seattle, se dirigió a Washington D.C. donde pasó cinco años trabajando para el Congreso antes de atender el llamado de la naturaleza. Inició su aventura viviendo en su camioneta pickup para viajar por todo el oeste de Estados Unidos. Desde entonces recorrió Colombia, manejó por toda América Central y también escribió un libro con sus experiencias de viaje: Big Travel, Small Budget. En este momento puedes encontrarlo manejando su vieja camioneta por toda Sudamérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *