Hotel Luna Salada – Una estadía salada pero dulce en Bolivia

Sharing is caring!

This article may contain affiliate links. If you make a purchase through these links, I will earn a commission at no extra cost to you. Thanks!

He tenido la suerte de quedarme en lugares increíbles a lo largo de los años, pero debo decir que una noche en el hotel de sal Luna Salada en Bolivia fue una estancia diferente a cualquier otra… Sí, es un hotel construido completamente con bloques de sal, ubicado a las afueras del Salar de Uyuni en Bolivia, el salar más grande del mundo.

Conducir por el Salar de Uyuni debe estar en la lista de todos los viajeros: es una experiencia extraña y del otro mundo en la que puedes jugar y distorsionar la perspectiva y presenciar algunas de las puestas de sol más bellas que jamás hayas visto.

Atardecer - hotel de sal Luna Salada

Aunque pasar una o dos noches en el Salar de Uyuni es algo que debes hacer, tu experiencia no estaría completa sin una noche en un hotel hecho completamente de sal, definitivamente era algo que sabíamos que teníamos que agregar a la experiencia.

Hotel de Sal Luna Salada en Bolivia

El Hotel sal Luna Salada se encuentra a pocos kilómetros de la ciudad de Colchani, Bolivia, que es la ciudad más cercana al Salar de Uyuni, no la ciudad de Uyuni, como muchos creen (la ciudad de Uyuni está a 30 minutos).

Entrada - hotel de sal Luna Salada

Después de una noche de acampar en nuestra propia “isla” privada en el medio del Salar (mi camioneta), nos detuvimos en el Hotel de sal Luna Salada…

El hotel está un poco aislado en una pequeña colina que ofrece una vista elevada y dominante del Salar, a diferencia de la mayoría de los otros hoteles de sal que están ubicados al nivel de la carretera de acceso principal al Salar (es decir, mucho tráfico).

Fachada - hotel de sal Luna Salada

Si bien el hotel parece modesto desde el exterior, inmediatamente nos impresionó la sutil opulencia del vestíbulo.

Vestíbulo - hotel de sal Luna Salada

El piso estaba hecho completamente de sal gruesa y suelta que crujía bajo los pies como la nieve.

piso de sal - hotel de sal Luna Salada

El vestíbulo es amplio, con una acogedora chimenea (importante para estas noches frías sobre los 3.700 metros sobre el nivel del mar) y muchos asientos.

Sala recepción - hotel de sal Luna Salada

Habitaciones de Sal

Nos recibió el amable personal del Hotel Luna Salada y nos registramos en nuestra habitación. Teníamos dos camas individuales, las bases completamente hechas de sal, junto con las paredes de la habitación y la sal suelta a lo largo de los bordes del cuarto. Teníamos gratos detalles de cortesía, dos chocolates salados y dos botellas de agua (sin sal, afortunadamente) disponibles en la habitación.

Habitación - hotel de sal Luna Salada

Las habitaciones también están equipadas con calefacción y aire acondicionado, controlando a nuestra preferencia la temperatura para moderar el calor del día y el frío de las noches, clima característico de la región que rodea el salar y en general de casi todo el país.

Las habitaciones son sorprendentemente modernas y llenas de comodidades, especialmente si estás pensando que un hotel de sal en Bolivia sería rústico. El acceso a los cuartos están protegidos con tarjeta electrónica, con un gran escritorio donde es posible trabajar cómodamente, incluso una caja fuerte para proteger tus objetos de valor.

Escritorio en la habitación - hotel de sal Luna Salada

No había un televisor en la habitación, pero eso está bien para mí, porque el objetivo de estar aquí es disfrutar de la vista y disfrutar de una experiencia única en un hotel de sal. También nos informaron que internet solo funcionaba en las áreas comunes del hotel, pero descubrimos que nuestra habitación, relativamente cerca del lobby, ofrecía internet rápido y confiable.

Los baños eran modernos y agradables, con una gran ducha, buenas toallas y muchas lociones, champús, etc., que a Andrea le encantó. Tanto la habitación como el baño están distribuidos y decorados con muy buen gusto.

Baño en la habitación - hotel de sal Luna Salada

Explorando el Hotel de sal Luna Salada

Después de una ducha rápida notamos por la ventana que ya estaba a punto de ponerse el sol, así que corrimos afuera para disfrutar del espectacular paisaje mientras pasaba el atardecer sobre el borde del inmenso salar.

Ventana - hotel de sal Luna Salada

Nos quedamos un rato más en las cubiertas exteriores antes de que el frío nos empujara a entrar.

Atardecer - hotel de sal Luna Salada

Decidimos pasear por el hotel antes de la cena y nos quedamos impresionados por todos los cómodos espacios comunes en todo el resto del hotel. En nuestra ala del hotel (el lado sur) teníamos el bar, la sala de juegos y el jacuzzi.

Pero el bar nunca abrió durante nuestra estancia, ni el spa y el jacuzzi, como se anuncia. Pero la sala de juegos era de acceso libre, donde encontramos una amplia sala con futbolín, mesa de pool, billar, TV y ping pong.

Salón de juegos - hotel de sal Luna Salada

Pasamos por el vestíbulo hacia el ala norte del hotel y nos sorprendió encontrar un área tras otra de zonas comunes con variados y acogedores ambientes para el descanso y disfrute de los huéspedes, equipados con sofás, cómodas sillas, hamacas y chimeneas; al igual que las habitaciones decoradas con muy buen gusto y estilo.

Sala de descanso - hotel de sal Luna Salada

Sala de descanso - hotel de sal Luna Salada

Sala con chimenea - hotel de sal Luna Salada

Restaurante y comidas Luna Salada

Eventualmente encontramos nuestro camino hacia el restaurante cuando abrió a las 7 p.m. Las comidas son típicamente estilo buffet y cuestan alrededor de $20 para la comida, pero optamos por obtener un plato de Milanesa de Pollo, que incluía algunos complementos del buffet, porque no estábamos demasiado hambrientos.

Salón comedor - hotel de sal Luna Salada

Sin embargo nos quedamos impactados cuando recibimos una GRAN porción de comida, pero la comida era deliciosa y ambos comimos hasta el último detalle (incluso Andrea!), Lo que nos dejó a los dos completamente llenos.

Buffet - hotel de sal Luna Salada

Tuvimos que ir a la sala de juegos por un poco de ping-pong para ayudar un poco a la digestión de semejante banquete.

Exterior - hotel de sal Luna Salada

Pero estábamos cansados de un gran día explorando las salinas y estábamos ansiosos por meternos en las acogedoras camas construidas con sal.

Entrada en la noche - hotel de sal Luna Salada

La mañana siguiente nos levantamos temprano para el buffet de desayuno, incluido en el precio de la habitación, ofrecía un poco de todo. Sin duda uno de los mejores bufets de desayuno que he visto en América Latina. Tenían wafles, huevos, salchicha, variedad de jugos, frutas frescas, yogur, cereales y pequeños productos horneados para elegir.

Comimos todo lo que pudimos junto con unas cuantas tazas de café y caminamos de vuelta a las habitaciones antes del check-out a las 11 a.m.

Necesitaba trabajar un poco para un cliente así que aproveché la oportunidad para ir a las áreas comunes en el lado norte donde podía trabajar con Internet rápido y tranquilidad. Luego nos dirigimos al restaurante para otro delicioso almuerzo con vistas al Salar de Uyuni antes de regresar para otra noche en el salar.

Salón de descanso - hotel de sal Luna Salada

Visita el Hotel de sal Luna Salada en Bolivia

En general, el Hotel Luna Salada en Bolivia fue una de las mejores y únicas experiencias de hoteles que he tenido. Fue una delicia de lujo en medio de un entorno duro e implacable: el increíble Salar de Uyuni a 3.700 metros sobre el nivel del mar.

Si planeas visitar Bolivia, un viaje al Salar de Uyuni es una visita obligada, pero también le agrego que debe aprovechar la oportunidad de alojarse en un hotel de sal en Bolivia. Es algo que no se ve muy a menudo y una estancia en el hotel de sal Luna Salada en Bolivia será un lujo para completar su viaje que sin dudas apreciará en los años venideros.

Cuándo visitar?

Honestamente, el Salar de Uyuni es impresionante en cualquier época del año, pero si estás buscando visitarlo cuando se llena de agua y crea el famoso efecto espejo, entonces querrás visitarlo durante la temporada de lluvias de enero o febrero.

Fachada - hotel de sal Luna Salada

Vas a Uyuni, Bolivia en tu próximo viaje? Reserva tu habitación en Luna Salada en Booking.com hoy mismo!

Compártelo

Si te ha gustado esta publicación, tómate un momento para compartirla en Facebook, Pinterest o Twitter. Gracias!

Hotel Luna Salada - Una estadía salada pero dulce en Bolivia viajes, espanol-es

The following two tabs change content below.
Avatar

Ryan

Author, Writer, and Head Honcho at Desk to Dirtbag
Ryan es un autor, aventurero y nómada. Originario de Seattle, se dirigió a Washington D.C. donde pasó cinco años trabajando para el Congreso antes de atender el llamado de la naturaleza. Inició su aventura viviendo en su camioneta pickup para viajar por todo el oeste de Estados Unidos. Desde entonces recorrió Colombia, manejó por toda América Central y también escribió un libro con sus experiencias de viaje: Big Travel, Small Budget. En este momento puedes encontrarlo manejando su vieja camioneta por toda Sudamérica.

Sharing is caring!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *